Ves esta página sin formato porque esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
Tu navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Una aventura personal hacia las redes complejas.


Inicio > Historias > Folksonomías musicales: un paso a la intersubjetividad

2005-11-05

Folksonomías musicales: un paso a la intersubjetividad

Por malambo en Invariancia.Sociología | 2005-11-05


Definir la objetividad ha costado bosques y rios de tinta. Hubo una época en que filósofos y científicos devenidos en filósofos llegaron a una meseta de tenso compromiso cuando lograron describirla en términos de intersubjetividades. Así, en este fugaz período, la objetividad fue el conjunto de todas las propiedades de las cosas observadas por unas cuantas personas. Por este camino anduvo Bertrand Russell cuando propuso remplazar el mundo por haces de observaciones del mundo con el benepácito de Ernst Mach, que aplaudía con fervor.

Positivismos aparte, Lambiotte y Ausloos, físicos de la Universidad de Liège, Bélgica, están tratando de hacer algo parecido con la categorización de la música. Para aquellos que tienen algo de oido es fácil clasificar una pieza o incluso a un grupo musical dentro de las subdivisiones básicas como Rock, Jazz, Pop, Música electrónica, etc. Sin embargo, cuando las discriminaciones se van haciendo cada vez más finas la cosa se complica un poco. En Wikipedia, por ejemplo, hay 9 sub-géneros para el ítem Música electrónica y cada uno de ellos tiene, a su vez, otras tantas divisiones. Pero esa no es la única dificultad, puesto que a medida que el sistema evoluciona, la categorización se va haciendo más y más compleja.

Lambiotte y Ausloos intentan
"... encontrar una respuesta al problema [de categorizar la música] proyectando de manera "objetiva" la existencia de tendencias musicales que permiten clasificar grupos musicales, así como las relaciones entre los géneros y sub-géneros usuales."

y para hacerlo definen las clasificaciones basadas en los hábitos que tiene la gente para escuchar música. Es decir, esta clasificación no tiene en cuenta estructuras musicales, ritmos, u otras propiedades inherentes a la música sino los gustos y las clasificaciones que hace un sector de la población. El estudio está basado en el análisis de datos empíricos obtenidos de dos sitios web dedicados al etiquetado colaborativo: Audioscrobbler y Musicmobs.

El método consiste en definir una red bipartita, es decir, por una red compuesta por nodos que representan grupos musicales por un lado y nodos que representan a las personas que escuchan a esos grupos por el otro. Los vínculos de la red sólo se establecen entre los grupos y las personas si estas efectivamente escuchan a aquellos. A partir de esta estructura es posible obtener una correlación entre los grupos que a la postre definirán el género musical. De esta manera, un género es un conjunto de grupos musicales con alta correlación.

Para los interesados más detallistas, las correlaciones se calculan de la siguiente manera: Se establece una matriz de adyacencia que en las columnas lleva a la audiencia y sobre las filas los grupos musicales. El vector Ai de la fila i-ésima es, por lo tanto, la audiencia del grupo i. Este vector es de la forma

Ai = (0, ..., 1, ..., 0, ..., 1, ...)


donde los ceros representan a personas que no escuchan a la banda i y los unos a los que sí lo hacen. Definido el vector, la correlación entre dos grupos i y j es:

Ci, j = cos(θi, j) = Ai   Aj / (|Ai| |Aj|)


y para obtener las familias se define un filtro F ε [0, 1] tal que se establece un vínculo entre los músicos i y j si Ci, j > F y no se establece en caso contrario. Claramente se ve que sí F = 0 todos los grupos musicales estarán conectados, pero a medida que F aumenta crece también la exigencia de audiencias compartidas; por lo tanto es más difícil que haya conexión entre los grupos.

Para definir el género al que una banda pertenece se procede de manera similar. En vez de establecer una red entre ellas y las personas se las relaciona con las etiquetas bajo las que esas personas las han ubicado. El resultado es que existen relaciones no triviales entre los géneros musicales y fue posible realizar una cartografía de la música en la que mediante técnicas estadísticas descubrieron grandes estructuras y las identificaron con grandes familias de géneros musicales.

On the genre-fication of Music: a percolation approach, Lambiotte y Ausloos


2005-11-05 18:41 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://invariancia.blogalia.com//trackbacks/34426

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.234.247.118 (9bcb52b9fd)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

portada | subir

(CC) 2005-2006 - malambo