Ves esta página sin formato porque esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
Tu navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Una aventura personal hacia las redes complejas.


Inicio > Historias > El dinero antes que el sexo

2005-11-15

El dinero antes que el sexo

Por malambo en Invariancia.Sociología | 2005-11-15


Mini red en la que se representan nodos y conectores de diferentes clases.

Tanto la distribución de grados de las redes sexuales, es decir, aquellas cuyos nodos representan personas y los conectores relaciones sexuales entre ellas, como la distribución de riquezas siguen leyes invariantes de escala. En el primer caso la propiedad del nodo es la cantidad de compañeros sexuales que ha acumulado en una cantidad de tiempo arbitraria, mientras que en el segundo se trata de la cantidad de recursos económicos que posee el nodo.

Después de advertir que las redes económicas son escencialmente diferentes a las sexuales en lo que respecta a la definición de "nodo" (e.g., un nodo de una red comercial casi siempre representa empresas, que son grupos de personas y no individuos), podemos aventurarnos a comparar propiedades de dichos nodos. Hecha las salvedades, tanto las distribuciones de compañeros sexuales que tiene una persona como la riqueza de la sociedad siguen leyes de potencias, p(k) = C k - λ, pero sus exponentes son diferentes. La distribución de compañeros sexuales por actor social es λx = 3.5 y para la distribución de riquezas es λ$ = 2.1.

Como es habitual en los estudios de distribución de recursos, podemos dividir el conjunto entre los que más y menos tienen. Es evidente que si acomodásemos en fila a los actores ordenados por la cantidad del recurso (compañeros/as o dinero), llegaremos a un punto en que encotraremos a uno que esté a la mitad de la posesión de dicho recurso. Por ejemplo, supongamos un mundo de juguete en el que la riqueza esté en el rango de 1 a 10 unidades; aquellos que tengan 5 unidades de riqueza (medida en las unidades que vengan al caso), estarán en la mitad de la distribución. La pregunta es, por supuesto, cuánto de la cantidad total del recurso se llevan aquellos que están en la mitad superior del reparto y cuánto los que están debajo de esa línea.

Bueno, resulta que conocida la distribución del recurso es posible responder esta cuestión: Para una distribución

p(k) = k - λ

la fracción del recurso en la mitad más rica de la población es viene dada por:

2 - (λ - 2) / (λ - 1)

que para los valores establecidos de λx y λ$ obtenemos que el 94% de la riqueza está en manos del 50% más rico, mientras que sólo el 66% de aquellos que tienen actividad sexual la realizan con la mitad más famosa. La conclusión final es, por supuesto, que los seres humanos ponemos más energía en adquirir y conservar riquezas que compañia sexual. La pregunta a los biólogos del barrio es ¿en bichos evolutivos de que clase nos estamos convirtiendo?


2005-11-15 16:03 | 0 Comentarios


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://invariancia.blogalia.com//trackbacks/34758

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.46.194 (ad9d3b3db6)
Comentario

portada | subir

(CC) 2005-2006 - malambo